¿Sabías que existe un domicilio financiero?

???

La palabra domicilio proviene del latín, domus que significa casa. El domicilio de una persona es el lugar donde vive, el domicilio legal de una empresa es donde se considera establecida para el cumplimiento de sus obligaciones y el ejercicio de sus derechos.

Cuando queremos visitar a un amigo le pedimos su dirección para saber a dónde tenemos que ir.

Si le queremos enviar por correo una carta a un pariente que vive en otra provincia, le pedimos su dirección postal para que el cartero sepa a dónde dirigirse.

Si queremos mandar un correo electrónico a un amigo necesitamos su dirección de e-mail.

En el mundo de los bancos y las finanzas sucede algo similar. Si queremos transferir dinero a una persona o empresa necesitamos saber su Clave Bancaria Uniforme. La CBU funciona como un domicilio financiero para que el banco sepa a quién tiene que depositarle el monto transferido.

La CBU está formada por 22 dígitos [1] y ese número es único para cada cuenta. En esa cantidad de números podemos diferenciar dos bloques: el primer bloque está conformado por el número de la entidad y el número de la sucursal. El segundo bloque por el número de cuenta identificado por 13 dígitos. Ambos bloques están separados por un dígito verificador [2] y el último número de la CBU también es un dígito verificador.

[1] Dígito: Número del sistema decimal que se expresa con un solo signo. Por ejemplo el número 1.127 está formado por cuatro dígitos. Fuente: Diccionario Manual de la Lengua Española Vox. 2007 Larousse Editorial, S.L.

[2] El dígito verificador se usa principalmente para detectar errores en el tecleo o transmisión de los datos. En el caso de la CBU es un carácter numérico añadido al dato original y calculado a partir de éste mediante un determinado algoritmo (lista de instrucciones para resolver un cálculo).