Usar Home Banking

Se llama home banking, banca online o e-banking a los servicios bancarios a los que se puede acceder a través de internet por medio de computadoras, tablets o teléfonos celulares.

Mediante e-banking es posible: Imagen alusiva sobre cómo usar el e-banking

- Transferir dinero a cuentas propias o de terceros.

- Ver su resumen de cuenta y consultar su saldo.

- Pagar impuestos y servicios.

- Tomar un préstamo.

- Realizar inversiones.

- Realizar pedidos de chequeras y boletas de depósito.

- Consultar el CBU de su cuenta.

- Dar aviso de viajes.

- Consultar saldo de tarjetas de crédito.

- En general, interactuar con la entidad para realizar operaciones y administrar los servicios que brinda.

Para comenzar a operar con esta modalidad el banco otorga una contraseña, en forma personal o mediante la utilización del cajero automático.

La contraseña entregada sólo permite ingresar al sistema, crear un usuario y una nueva contraseña que sólo nosotros debemos conocer.

Las contraseñas deben ser seguras y deben ser modificadas periódicamente. Hay que tener en cuenta que no sean fáciles de adivinar y difíciles de recordar.

Los bancos no envían correos electrónicos, ni realizan llamadas telefónicas para solicitar cambio o confirmación de datos personales (número. de cuenta, nombre de usuario, clave de accesos o datos de tarjetas de coordenadas). Estas suelen se prácticas utilizadas para obtener datos que permitan el robo de identidad.

Para mayor seguridad de que se está conectando con el sitio correcto en la página de acceso al Home Banking, no ingrese al banco a través de direcciones o links que se reciban por correo electrónico o ventanas emergentes

Para algunas operaciones, las más riesgosas, son utilizados los denominados factores de “doble autenticación”, como tarjetas de coordenadas o tokens.

Estos combinan algo que sé (usuario/clave), con algo que tengo (tarjeta de coordenadas o tokens).

En general estos elementos se solicitan a la entidad y se activan a través de cajeros automáticos.