Usar una chequera

Un cheque es una orden de pago librada contra un banco que permite a la persona que lo recibe cobrar una cierta cantidad de dinero que está estipulada en el documento y que debe estar disponible en la cuenta bancaria de quien lo expide.

El cheque se utiliza como medio de pago, reemplaza al dinero en efectivo, permitiendo a una persona realizar una extracción de dinero de una cuenta, sin necesidad de ser el titular de la misma.

Existen tres clases de cheques:

- Comunes

- De pago diferido

- Cancelatorio

Los cheques comunes son pagaderos desde el día de su emisión y cuentan con treinta días para su presentación. Imagen alusiva sobre cómo usar un cheque

Los cheques diferidos son aquellos emitidos en una fecha, pero para ser presentados al cobro en una fecha posterior. En este caso también hay un plazo máximo de treinta días para su presentación, pero a contar desde la fecha de vencimiento fijada por la persona que emitió el cheque. Para ejemplo de cheque diferido hacer clic aquí.

El cheque cancelatorio es un medio para la cancelación de obligaciones de dar sumas de dinero. A diferencia de los demás tipos de cheques, los cheques cancelatorios son emitidos por el BCRA (quien los entrega a los bancos en consignación a medida que las entidades registran pedidos del público). Tienen una validez de 30 días corridos desde la fecha que figura en el documento, y pueden tener hasta dos endosos. Pueden ser emitidos en pesos o en dólares, pero los últimos sólo podrán ser usados para operaciones inmobiliarias.

Entre otros motivos los cheques pueden ser rechazados por:

- Insuficiencia de Fondos.

- Defectos Formales

- Motivos que impiden el pago desconocidos al momento de la emisión.

El rechazo de cheques provoca sanciones al titular de la cuenta contra la cual se emitieron las órdenes de pago

La pérdida o sustracción de certificados de depósitos o cheques debe comunicarse inmediatamente a la entidad financiera.

Dicha comunicación debe ratificarse en el mismo día mediante una nota que contenga los siguientes datos:

- Denominación de la entidad y de la sucursal en la que está abierta la cuenta;

- Número y denominación de la cuenta;

- Motivo de la denuncia;

- Tipo y número de los documentos afectados;

- Nombres y apellidos completos de los denunciantes y tipo y número de documento que presentan.